Javier Machimbarrena


Arte Javier Machimbarrena

Javier Machimbarrena nace en San Sebastián, Gipuzkoa, España, el mes de Enero del año 1.954. Desde muy joven va descubriendo sus inquietudes estéticas y comienza, de manera natural y autodidacta, a desarrollar sus aptitudes creativas.

Durante los años 70 del pasado siglo, un efímero paso por la Escuela de Arquitectura de Madrid y el conjunto muy activo de la vida artística de esta ciudad, influyen de manera definitiva en la decisión de elegir las actividades creativas como forma de vida.

Los, por fin, muy explosivos años 80 en España, obligan a abordar todos los aspectos del diseño y el arte, en muchas ocasiones de manera paralela, generando experiencias multidisciplinares en las cuales J. Machimbarrena se encuentra cómodo.

Esta situación sugiere la unión de un heterogéneo grupo de amigos que fundan bajo la denominación de “estudio Ommo” un equipo que desarrolla estas opciones de manera integral.

Machimbarrena compagina su labor en Ommo con la producción de pintura y escultura, expuesta públicamente o aplicada a diferentes proyectos comerciales.

Mediados los años 90, Machimbarrena canaliza sus actividades a través de la denominación “el equilibrista”, independizándose de estructuras fijas, pudiendo organizar los equipos adecuados a cada proyecto propio y aceptar la colaboración en propuestas generadas exteriormente.

El enorme crecimiento del mundo gastronómico, siendo el País Vasco punta de lanza, absorbe a un Machimbarrena multidisciplinar que aplica su experiencia a dotar de sentido integral los conceptos interiorismo, imagen de marca, cartas y ediciones impresas, mobiliario, vajillas y cuberterías, vestuario, objetos de merchandasing y otros detalles que el gran auge de este sector producía casi diariamente.

En este capítulo se podrían citar sus intervenciones globales en el Mugaritz inicial del Grupo Berasategui ( ahora Andoni Luis Aduriz ); en los restaurantes y cafetería de Martín Berasategui dentro del Kursal Palacio de Congresos de San Sebastián ; atrezo, barra exterior, diseño de vajilla Quatrum producida por Porcelanas del Bidasoa para las instalaciones de M. Berasategui en el Museo Guggenheim de Bilbao; planta general de instalaciones hosteleras del centro Arcco Amara en San Sebastián ; interiorismo para el nuevo edificio de la bodega Cepa 21, de Emilio Moro, en Ribera de Duero ( Valladolid ); restaurante y cafetería, señalética general exterior e interior del edificio Ficoba Recinto Ferial de Irún y mural de la galería principal, obra arquitectónica del estudio Astigarraga y Lasarte; y un largo listado de bares, restaurantes y cafeterías en diferentes escalas y grados de interés destacando el diseño de la vajilla Prólogo, última producción de la desaparecida Porcelanas del Bidasoa y el proyecto de reforma del restaurante Benta Miguel en el Alto de Ibardin, frontera entre Navarra y Francia.

En estos años y paralelamente, Machimbarrena proyectó espacios comerciales de sectores muy dispares además de viviendas privadas o intervenciones especiales en proyectos emblemáticos como fue la reforma del Teatro Victoria Eugenia en San Sebastián, así como las oficinas para El Festival Internacional de Cine y el organismo municipal Donostia Kultura.

Un episodio personal durante el año 2006 ayuda a Javier Machimbarrena a resituar impulsos y enegías, estableciendo nuevas preferencias, focalizando su interés principal en guiones de carácter marcadamente artístico.

La “asignatura pendiente” emerge y Machimbarrena comienza una producción en los terrenos de la pintura y la escultura, que lógicamente heredan positivamente los conocimientos y experiencias adquiridos. Las tecnologías digitales y los “manejables” aparatos de producción

de imagen le acercan a los territorios fotografía y vídeo, que habían sido habituales pero trabajados por personas del entorno.

La geometría como herramienta habitual en el campo Diseño, ayuda a desarrollar una abstracción geométrica aplicada a la pintura y las primeras piezas de escultura de esta época (cajas de luz ).

Entre los años 2.010 y 2.016, Machimbarrena paraleliza otros métodos expresivos con resultados más figurativos, cercanos a la abstracción y con la utilización de un cromatismo blanco -negro en muchas piezas.

La opción de un proyecto escultórico inusual da sentido a la aparición de una serie minimalista, que agrupa piezas de chapa de aluminio plegado, una de las cuales y gracias a la valentía de Edorta Kortadi, hombre del Arte, asesor, critico y actual director del Museo Diocesano situado en la Basílica de Santa María, es colocada a quince metros de altura, volando bajo una de las cúpulas interiores de este magnífico templo cristiano. Esta pieza ha encontrado su ubicación permanente en un privilegiado espacio, arquitectura y atmósfera para la intimidad, el encuentro y la reflexión.

Asimismo, una propuesta recibida desde Málaga, se traduce en una exposición en la finca de Alcuzcuz, comisariada por Andrés Parladé, en Marbella (Benhavis) que origina la decisión de trasladar vivienda y estudio a esta zona, situando Machimbarrena y su pareja su residencia en San Roque, pueblo gaditano de la comarca del Campo de Gibraltar.

Los meses de Julio y Agosto de 2.016 serán la época de la segunda exposición en tierras andaluzas gracias a la oferta de Gonzalo Mendiola, impulsor del Arte y la Belleza, que desde la galería Espacio Arte Tarifa hace un gran trabajo en la zona.