Jesús González de la Vega

Artista


Biografía de Jesús González de la Vega

Nació en Torrelavega en el año 1962. Con 11 años hizo su primera exposición de esculturas con nada menos que 75 obras en diferentes materiales. Sus primeras obras las realizó en plastilina y barro, y posteriormente en bronce fundido. Entre sus primeras obras expuestas está la de Mero el barrendero, una figura conocida en Torrelavega en los años 70, hoy la podemos ver cuando paseamos por los jardines de Pequeñeces, es una obra realista y de pequeño tamaño que refleja los defectos físicos del barrendero.

Inició sus estudios de bellas artes en Madrid en la academia de San Fernando pero su inquietud y sus ganas de trabajar le llevaron a aprender técnicas en un taller de fundición y a abandonar la academia. Sus obras se empiezan a vender a particulares y a instituciones publicas desde muy joven, con lo que hoy adornan plazas, rotondas, avenidas, jardines, y edificios públicos.

Su inquietud creadora le llevó durante un año a Los Ángeles en Estados Unidos (1991), la escasez de medios de que disponía allí la solventó utilizando como material los cartones de embalaje de los supermercados. Cuando se estaba haciendo un hueco en el ambiente artístico en la ciudad del cine su nostalgia por Cantabria le hizo regresar y hoy tiene su taller en su casa de Puente Avíos.

Su obra esta catalogada como expresionista y constructivista y con un gran realismo al mismo tiempo. El expresionismo trata de darle más intensidad de expresión a las esculturas, con unos gestos exagerados consigue una gran fuerza emocional. El constructivismo se caracteriza por estar interesado en las formas de la arquitectura, organización de los planos y la expresión del volumen.

En sus esculturas escoge el canon de súper héroe (ocho cabezas): personajes como superhombres, similares a los de los comics, fuertes, duros y con interior abierto a la vista. No son las figuras de dimensiones perfectas sino seres casi humanos de gran fuerza y tamaño El proceso que sigue para crear una escultura es: le surge la idea, realiza los bocetos, hace una maqueta sobre el papel en tres dimensiones (con las medidas necesarias) y, por último, esculpe en el material deseado.

Pocas de sus obras son el resultado de la talla directa del material. Se pueden apreciar horas de trabajo, de cálculos matemáticos y detalladas maquetaciones. Sus obras están llenas de imaginación técnica y originalidad. En los últimos tiempos se orienta hacia las esculturas de resina que dejan pasar la luz a través de un complejo trabajo interior.

Como otros escultores, su trabajo también le lleva a experimentar con la pintura, aunque se trata más de una inquietud personal que de un deseo de comercializarla, su pintura tiene aspectos escultóricos en las formas y en los colores, siendo las primeras geométricas y los segundos fuertes.

NORAI (ESCULTURA)

Representa la intención de deseo constante. Dividida en dos hemisferios: El hombre su intención, y el Norai como estereotipo icónico de la inmovilidad. Lo digo porque siempre he visto los Norais en los puertos y me da la sensación de que está ahí; todo lo que les toca se inmoviliza al momento, formando un todo uno, totalmente estático e inmóvil.

El hombre está contaminado por el Norai con la intención de poder librarse de su situación mediante las repeticiones sinópticas de transformación, formando un conjunto yuxtapuesto y contrario. Es como intentar romper un imán pero sin saber si es el punto exacto entre el más y el menos. La contaminación siempre está.

EXPOSICIONES

En su larga lista de certámenes y exposiciones, tanto locales y nacionales como así internacionales, podríamos destacar algunos como: Certamen de Escultura Jacinto Higueras, Certamen Nacional de Arte, Caja Cantabria, Edición de Arte Local Torrelavega, Exposición Escultores Cántabros, “Seis Artistas en torno a París”, “Altamira 16.000 años después”, Galería “Valencia 2000”, Sculptor XXVII, Sala María Blanchard, Galería de arte “Algas”, Palacio de Festivales de Cantabria, Galería Cervantes, Exposición de Jesús González de la Vega, etc.

Además, el artista cuenta con obras monumentales en lugares como: Plaza José María González Trevilla (Torrelavega, Cantabria), Bolera de Barreda (Cantabria), Fundación Santa Marta (Torrelavega, Cantabria), Parlamento de Cantabria (Santander, Cantabria), Edificio de Tantín de Caja Cantabria (Santander, Cantabria), León (Castilla y León), etc.